• alt text
  • alt text
  • alt text
  • alt text

Nuestros Valores

Amor

Expresado en dar la prioridad a Dios sobre todas las cosas y actividades:

«...Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu projimo como a ti mismo.»
(Lucas 10:27)

Acciones de amor hacia Dios:

  • Tomar el tiempo para Dios.
  • Congregarme. Adorar y alabar al congregarme en la iglesia semanalmente.
  • Grupo Celular o de Nutrición.
  • TEFCD. Tomamos Tiempo en Familia con Dios semanalmente para honrar a Dios y organizar las funciones de los miembros en el hogar cuidando nuestra familia.

Expresado en buscar activamente comunión, poder y guia del Espíritu Santo mediante la oración y el ayuno:

«Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.»
(Romanos 8:14)

Buscamos desarrollar una relación íntima con Él, ser guiados al preguntarle en cada decisión de nuestra vida.

Paternidad Espiritual
  • Valoramos demostrar el amor al prójimo al convertirnos en PADRES ESPIRITUALES para otros:

    «Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.»
    (Mateo 22:39)

  • Nutrimos nuevos creyentes para que se conviertan en nuevos Padres Espirituales para otros.

    «Lo que has oído de mi ante muchos testigos, eso encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.»
    (2 Timoteo 2:2)

  • Demostramos el Amor del Padre a quienes carecen de afecto y modelos funcionales familiares.
  • Rindiendo cuentas al liderazgo acerca de nuestras vidas personales en el establecimiento de prioridades de vida (Dios- Familia – trabajo).
  • Como Padres Espirituales demostramos interés en las vidas de las personas orando, enseñando, cuidando y ayudando a nuestros hijos espirituales
  • Como PE ayudamos a la formación del carácter de Cristo en nuestros discípulos mientras somos discipulados.

    «Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros.»
    (Gálatas 4:19)

Restaurar

Valoramos la restauración de las personas y familias para que sean liberadas para cumplir el propósito de Dios.
Restauración no solo significa arreglar lo dañado sino posicionar en el propósito original de Dios cada área de la vida: lo espiritual, familiar y financiero:

«Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.»
(Efesios 1:13)

La bendición en Cristo es la manera de restaurarle a su condición y propósito original para la que fuimos creados. Cinco capacidades serán restauradas en su vida al caminar con Jesucristo:

«Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.»
(Génesis 1:27-28)

  • Su capacidad para Fructificar. Dar fruto en todo lo que hacemos.
    Fruto al ganar y nutrir personas para Cristo.
    Fruto en nuestros trabajos.

    «Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra.»
    (Job 1:10)

    Fructificar en nuestra vida familiar al desarrollar relaciones maduras y funcionales entre los miembros de nuestra familia.

    «E irá delante de él con el Espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y de los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.»
    (Lucas 1:17)

  • Su capacidad para Multiplicar.
    La bendición del Señor multiplica lo que tenemos.
    Nuestros discípulos deben multiplicarse al ganar a otros para Cristo convirtiéndose en Padres Espirituales.
    Multiplicación de nuestros recursos financieros.
    Multiplicación de nuestras familias al desarrollar una descendencia para Dios.
     
  • Su capacidad para Expandirse e influir

    «Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.»
    (Mateo 5:16)

    Restauración del liderazgo y autoridad. La bendición del Señor provoca expansión de nuestra influencia. Fuimos creados para ser una luz puesta en lugares de visibilidad, para expandir la influencia del Reino de Dios en la tierra al liderar a otros.
     
  • Su capacidad en Autoridad para Sojuzgar
    La bendición del Señor nos da la capacidad de prevalecer y someter la adversidad, ya no podemos ser víctimas del diablo, ni del os hombres, ni de las circunstancias, el Señor nos ha dado autoridad para someter el mal.

    «He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.»
    (Lucas 10:19)

  • Su capacidad para ejercer Gobierno.
    La bendición imparte la capacidad de ejercer Señorío y liderazgo que es para ejercer autoridad y gobierno sobre nuestro territorio.

    Buscamos que las relaciones sean restauradas en todas sus dimensiones: Con Dios, madurez espiritual; consigo mismo, madurez emocional; con su el cónyuge, con los hijos, entre hermanos y amigos, madurez relacional.
Servicio en humildad

Valoramos que cada creyente aprenda a SERVIR A OTROS EN HUMILDAD Y CON ALEGRÍA.

«Pero entre ustedes será diferente. El que quiera ser líder entre ustedes deberá ser sirviente.»
(Mateo 20:26)

  • Servimos en nuestra célula al ganar y nutrir a otros
  • Servimos en la iglesia en los diferentes ministerios; servidores, comunicaciones, etc.
Equipo

Valoramos el servir a Dios como un cuerpo en unidad con los miembros de la célula e iglesia, usando los dones, talentos y recursos de cada persona para ganar y nutrir extendiendo el Reino de Dios en la tierra.

«Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros.»
(1 Corintios 12:21)

Trabajamos en equipo manteniendo la unidad en la misión y visión de la Iglesia Familia del Rey en las células e iglesia.

  • Honrando y orando por nuestros Pastores, Líderes y Padres Espirituales para que sean protegidos y sean efectivos en su tarea.
  • Sirviendo a otros aportando nuestros dones, talentos y recursos para ganar y nutrir personas.
  • Evitamos pecar contra Dios y contra la iglesia al:
    • Aislarnos o separarnos de la comunión con otros hermanos
    • Actuar de forma independiente sin seguir los lineamientos de la cabeza de la iglesia; Cristo, los pastores y liderazgo establecido
    • Desmembrarnos saliendo para ir a otros lugares donde no nos plantó el Señor
    • Murmurar, juzgar o criticar a otros
Perseverancia

«Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.»
(Apocalípsis 12:11)

La perseverancia es requisito para tomar cada promesa de Dios mediante el sacrificio, fe y valor que demostramos.

  • Valoramos el renunciar sacrificialmente a nuestros DERECHOS PERSONALES para servir y honrar a Dios, su iglesia y a nuestro prójimo.

    «Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.»
    (Gálatas 2:20)

    Rompiendo la barrera de la comodidad personal y el servir por interés. Dando lo mejor para Dios de nuestro tiempo, esfuerzo y dinero al Señor.
  • Valoramos una actitud de Fe para TOMAR con valor lo que Dios nos ha entregado como hijos de Dios

    «Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.»
    (Josué 1:9)

  • El Reino de Dios será establecido en la tierra mediante la fe violenta y valerosa para moverse en lo sobrenatural y honrar al Rey. Lo que Dios nos estregó mediante la obra de Cristo, el mundo entero, será a arrebatado de las garras del diablo mediante nuestra fe y valor.

    «Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.»
    (Mateo 11:12)
    >

Honrar
  • «Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey.»
    (1 Pedro 2:17)

    Respeto. Valoramos el expresar honra, respeto y admiración primeramente a Dios valorando y respetando su presencia y también a las personas respetando su autoridad en la iglesia, familia y gobierno.

    «Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa.»
    (Efesios 6:2)

  • El ser humano fue diseñado para vivir en honra así como su creador habita en medio de la honra, gloria y alabanza de su creación por lo tanto buscamos honrar las personas tratándolas con respeto y dándoles el lugar que Dios les da.
  • Excelencia. Valoramos la búsqueda de la excelencia en todo lo que hacemos para Dios dando lo mejor de nosotros mismos en tiempo, esfuerzo y dinero.

    «Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.»
    (Mateo 5:16)

Dar

«Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios.»
(Hebreos 13:16)

Valoramos el que cada creyente demuestre el Amor de nuestro Padre celestial mediante donaciones, obras de ayuda y actos de misericordia para con los pobres y necesitados.