El antídoto contra el afán y la ansiedad